entrevista sobre “la batalla de las Ardenas” al Standartenführer de las SS Joachim Peiper

220px-Bundesarchiv_Bild_183-R65485,_Joachim_Peiper

El texto original de la entrevista está en el ETHINT 10 de la serie ETHINTS (European Theater Historical Interrogation Series), texto reimpreso por el US Army, publicado en el World War II Journal bajo el título 1st SS Panzer Regiment 11-24 December 1944.

Estado general del Regimiento antes de la Ofensiva

¿Cuál era el estado de su división inmediatamente antes de lanzarse la Ofensiva de las Ardenas (OA)?

Había sido destrozada en los combates de Normandía y en la retirada a través de Francia. Antes de la OA, disponíamos de cerca de dos meses para reorganizar nuestras tropas en el área de Minden, Westfalia.

¿Qué nuevas tropas recibió durante este periodo de reorganización?

Conseguimos unas 3.500 nuevas tropas de combate, llevando la división a su T/O máxima de 22.000 hombres.

¿Cómo era la calidad de las tropas recibidas?

Muy buena, considerando el estado de los refuerzos alemanes asignados en esa época.

¿Qué nuevo material recibió antes de la OA?

Conseguimos muchos tanques nuevos directamente de la línea ensamblaje. Sin embargo, se suponía que el batallón debería tener un batallón de tanques Mark IVs [Pz-IV] y un batallón de tanques Panther, y, no teniendo suficientes tanques, organicé un batallón con una mezcla de dos compañías de tanques Mark IVs y dos compañías de tanques Panther. Para compensar la escasez de tanques, mi regimiento fue reforzado posteriormente con un batallón de tanques Tiger que había estado anteriormente asignado al cuerpo. Por tanto, el regimiento constaba finalmente de un batallón de tanques Mark IV y Panther, un batallón de tanques Tiger y un batallón de personal SS sin tanques. Mi regimiento era el regimiento panzer de la 1ª División Panzer SS; los otros dos eran regimientos de infantería.

¿Cuántos tanques adicionales recibió como refuerzos durante el periodo de reorganización en el área de Minden?

Antes de llegar a Westfalia teníamos unos cincuenta tanques. Recibimos unos doscientos tanques adicionales durante el periodo de re-equipamiento.

Primer presentimiento de la Ofensiva

¿Cuándo oyó por primera vez algo sobre los planes de lanzar una ofensiva en las Ardenas?

Extraoficialmente, deduje el hecho cinco días antes del comienzo de la ofensiva. Oficialmente, fui informado dos días antes de que comenzara, el 14 de diciembre de 1944.

¿Cómo lo dedujo extraoficialmente?

Kraemer, jefe del Estado Mayor del 6º Ejército Panzer SS [6º EPSS], me preguntó el 11 de diciembre de 1944 qué pensaba sobre las posibilidades de un ataque en la región de Eifel, y cuánto tiempo tardaría un regimiento de tanques en avanzar 80 kilómetros de noche. Pensando que no era buena idea decidir la respuesta de semejante pregunta en base a un mapa, yo mismo hice una prueba de carrera de 80 kilómetros con un Panther siguiendo la ruta Euskirchen – Muenstereifel – Blankenheim.

¿A qué conclusiones llegó tras esta prueba?

Si dispusiera de una carretera libre para mí mismo, podía hacer los 80 kilómetros en una noche. Por supuesto, con una división entera, eso era cuestión diferente.

¿Creyó usted que Kraemer le quiso revelar el plan?

Realmente no lo hizo, pero era bastante evidente adonde quería llegar.

¿Cuándo dejó Westfalia?

Unas tres semanas antes de la OA, nuestra unidad se trasladó a la reserva del Ejército unos 12 kilómetros al este de Dueren, al norte de Euskirchen.

¿Fue capaz de lograr algo en el entrenamiento de su unidad entre la fecha en que Kraemer le adelantó los planes inminentes y el 16 de diciembre de 1944?

Pude darles algunos consejos sobre cómo conducir tanques por terreno montañoso y carreteras heladas, pero no fueron posibles más entrenamientos o instrucciones, pues las fuerzas americanas estaban por entonces atacando en el área de Aachen-Dueren, y nosotros teníamos que permanecer en alerta como reserva del 6º EPSS.

¿Pudo realizar algún reconocimiento personal en Eifel como anticipación de la ofensiva?

No, porque el movimiento en el territorio de Eifel estaba estrictamente prohibido.

Movimiento al Área de Reunión

¿Cuándo se trasladó del área de Aachen-Dueren al área de reunión para la ofensiva?

El 13 de diciembre de 1944 se nos dio una orden detallada de marcha cursada por el I Cuerpo Panzer SS [ICPSS]. Esta orden no contenía ninguna mención a una ofensiva inminente, ni se mencionaba nada excepto la ruta de marcha y el área de reunión.

¿Dónde estaba el área de reunión para la 1ª División Panzer SS [1ª DPSS] en general?

Marmegen – Blankenheimerdorf – Schmidtheim. Elementos avanzados de la división estaban en Dahlem.

¿Qué precauciones especiales se tomaron para ocultar el movimiento?

Todo el asunto debía ser anunciado a las tropas solamente en el momento inmediato antes de la salida. Hubo un apagón completo durante la noche y silencio radial. Ninguna señal más que las simples marcas amarillas sin designación de la división marcaba la carretera.

¿En qué momento se trasladó y cuánto tiempo estuvo en su nueva área de reunión?

Nos trasladamos a las 19:00 horas del 13 de diciembre de 1944 y desparecimos entre los bosques de nuestra área de reunión a las 10:00 horas del 14 de diciembre de 1944.

¿Hubo algún tipo de incidente inusual en ruta? ¿Hubo algún ataque aéreo o aviones de reconocimiento americanos?

El tiempo estaba muy nublado para cualquier actividad aérea, y todavía estaba muy nublado a las 10:00 horas, cuando nos acercamos a nuestra aérea de reunión.

¿Qué fuerzas se encontraban a sus flancos?

La 12ª División Panzer SS estaba en el norte, y la 2ª División Panzer en el sur.

Planes y Preparaciones para la Ofensiva

¿Cuál fue la primera conferencia sostenida tras su llegada a la nueva área de reunión?

Antes de mediodía del 14 de diciembre de 1944, fui requerido en Tondorf, el puesto de mando de la 1ª DPSS, donde el Oberst Mohnke, comandante de la división, anunció todo el plan para la ofensiva y leyó la detallada orden del cuerpo asignando varias rutas y fijando la mañana del 16 de diciembre de 1944 como Día-D.

¿Qué divisiones tenían en el ICPSS?

La 1ª y la 12ª divisiones panzer SS; la 2ª División Panzer estaba en el cuerpo a nuestro sur.

¿Qué tropas adicionales le fueron asignadas a su división especialmente para la ofensiva?

Teníamos un regimiento antiaéreo con cañones de 88 mm, un batallón de ingenieros adicional, y un batallón de artillería de cuerpo con cañones de 150 y 210 mm [probablemente Peiper se está refiriendo a obuses, pues no había cañones alemanes de 210 mm, y el de 150 mm no estaba normalmente en la artillería de cuerpo].

¿Cuál era el propósito y la misión del batallón de ingenieros adicional?

Fue especialmente agregado para reparación de puentes.

¿Qué puente particular trabajaron mayormente?

El puente del ferrocarril al noroeste de Losheim.

¿Algunas tropas adicionales más agregadas?

Después de que la 3ª División FS [Fallschirmjäger] quedara estancada tras el comienzo de la ofensiva, se agregó a nuestra unidad un regimiento de paracaídas. También tuvimos al comienzo de la ofensiva unidades especiales “Skorzeny” de la 150ª Brigada Panzer. Cada equipo de combate tenía un grupo semejante. Consistía en unos 500 hombres, 20 tanques General Sherman y unos cuantos tanques alemanes, 30 camiones de dos toneladas y media, y de 30 a 50 jeeps.

¿De dónde se obtuvo todo este equipo americano?

La mayor parte había sido capturada durante la invasión y había permanecido con varias unidades hasta octubre de 1944, cuando se emitió una orden general para devolver todo el equipo capturado.

¿Tenía usted algún control táctico sobre este grupo “Skorzeny”?

Ninguno en absoluto.

¿Qué le pareció el valor de la actuación del grupo “Skorzeny” durante la ofensiva?

Bien pudieron quedarse en casa, porque nunca estuvieron cerca de la cabeza de las columnas donde se había planeado que estuvieran.

¿Qué indicación de las rutas se les dio en la conferencia de la división?

Cada oficial comandante –el comandante del batallón de reconocimiento, los comandantes de los dos regimientos de infantería y yo mismo- obtuvo un mapa marcado mostrando las rutas de avance.

¿Qué área de avance fue planificada para la 1ª DPSS?

La Hitlerjugend estaba a nuestro norte y la 2ª División Panzer a nuestro sur. Se nos ordenó seguir esta ruta:

Schmidtheim – Dahlem – Kronenburg – Hallschlag – Scheid – Losheim – Losheimergraben – Huenningen – Honsfeld – Hepscheid – Moderscheid – Schoppen – Ondenval – Thirimont – Ligneuville – Pont – Trois-Ponts – Werbomont – Ouffet – Seny – Tinlot – Stree – Huy.

¿Qué tal era esta ruta comparada con las rutas de las divisiones al norte y al sur de la suya?

Las carreteras asignadas a las dos divisiones de mis flancos seguían rutas principales y estaban muy bien. Las carreteras asignadas a mi división se sabían que eran generalmente muy malas, pero había unos cuantos puentes a lo largo del camino.

¿Puso alguna objeción?

Subrayé inmediatamente que esas carreteras no eran para tanques, sino para bicicletas, pero ni siquiera lo discutieron. Dijeron que era la orden del Führer que yo debía tomar esa ruta.

¿Qué rutas de avance se les asignaron a la 12ª DPSS y a la 2ª DP?

No conocí la ruta asignada a la 2ª DP. En general, la 12ª DPSS tenía planificado seguir la ruta Buellingen – Butgenbach – Waimes – Malmédy – Spa – Louveigne – Meuse River.

¿Qué instrucciones adicionales o consejos le fueron dados en la conferencia de la división?

Dijeron que mi equipo de combate en el centro tenía el papel decisivo en la ofensiva. No debía preocuparme de mis flancos, sino que tenía que avanzar rápidamente hacia el Mosa, haciendo uso completo del elemento sorpresa.

Se anunció posteriormente que dos trenes cargados con gasolina que se necesitaba urgentemente para la ofensiva, no habían llegado, y, en consecuencia, se cursaron órdenes a todas las unidades para autoabastecerse con gasolina capturada.

¿Sabían dónde podían esperar conseguir esa gasolina capturada?

Nuestro oficial de inteligencia de división tenía un mapa de situación que pretendía mostrar sus instalaciones de suministros. En base al mapa, creíamos que podíamos capturar gasolina en Buellingen y Stavelot.

¿Se dio usted cuenta de que estuvo a 300 yardas de un depósito de gasolina de 3 millones de galones en Spa?

[Con un típico gesto, el Oberst Peiper se encogió de hombros, sonrió con bastante arrogancia, y dijo en inglés, “I am sorry”. No conocía la existencia del depósito de gasolina].

¿Tenía suficiente munición para la ofensiva?

Yo mismo conseguí algo de munición en Euskirchen, y teníamos suficiente al menos hasta el cuarto o quinto día.

¿Tuvo algunas otras carencias?

No.

¿Qué más sucedió en la entrevista de la división?

El comandante de la división repitió la mayor parte de la alocución de Hitler del 12 de diciembre de 1944 a los comandantes divisionales.

¿Qué hizo usted tras la entrevista?

Me senté y decidí cómo organizar mi propio equipo de combate. Decidí que mi columna sería de unos 25 kilómetros de longitud, y los vehículos avanzarían a media velocidad. Era imposible para los vehículos de retaguardia rebasar a los de vanguardia por culpa de las malas carreteras. Por tanto, todos los elementos de combate debían ser colocados al frente de la columna. Para proporcionar máxima velocidad y potencia, decidí que mis semiorugas blindados avanzaran tan rápido como fuese posible hasta encontrar resistencia, y luego llegarían los tanques para acabar con la resistencia, tras lo cual los semiorugas continuarían su avance. Esperaba que si todo iba bien, sólo necesitaría Mark IVs y Panthers para avanzar por las montañas y alcanzar el Mosa con una compañía panzer. Después podría traer los Tigers.

¿Honestamente, esperaba alcanzar el Mosa en un día?

Si nuestra propia infantería hubiera roto a las 07:00 horas, tal como estaba planeado originalmente, mi respuesta es “Sí”, creo que podíamos haber alcanzado el Mosa en un día.

¿Qué sucedió, en su particular, con los planes originales del 14 de diciembre de 1944?

En la tarde del 14 de diciembre de 1944 me fui a conferenciar con el comandante de la 12ª División Volksgrenadier [12ª DV], cuya infantería debía romper la línea inicial. Desarrollamos un plan conjunto. El mayor general Engel, comandante de la 12ª DV, explicó que esperaba lograr la penetración inicial a las 07:00 horas. Entonces le pedí al mayor general Engel que limpiara de minas la carretera principal en el área de Losheim.

¿Qué más le dijo el mayor general Engel de su plan de ataque de la 12ª DV?

Dijo que tenía preparada una fuerte concentración de artillería para destruir las posiciones de línea del frente americano. Dijo entonces que atacaría con dos regimientos y alcanzaría Losheim realmente a las 07:00 horas.

¿Qué más hizo usted el 14 de diciembre?

Sólo preparaciones generales, como mejorar las rutas de suministros.

¿Cuándo fue la siguiente conferencia?

A las 11:00 horas del 15 de diciembre de 1944 hubo una conferencia en el ICPSS, a nivel de comandantes de división, comandantes de todos los equipos de combate y Skorzeny. El teniente general Preiss, comandante del cuerpo, dio una pequeña charla explicando la importancia de la ofensiva; el jefe de estado mayor, general Lehmann, repitió la orden de ataque, anunciando que la esperada gasolina todavía no había llegado, pero que el Führer había insistido en que, a pesar de eso, la ofensiva comenzara el 16 de diciembre.

¿Qué creyó usted que había pasado con la gasolina?

Creo que se demoró, fue redirigida y debió haber llegado más tarde a alguna otra área, pero nosotros nunca la vimos.

Después de la conferencia, mantuve una reunión con mis propios comandantes, más el segundo de Skorzeny y otros ocho o nueve de sus representantes. Expliqué el plan y su importancia, que había tres puntas de lanza principales en nuestra área, y que, por supuesto, mi equipo de combate sería el primero en llegar al Mosa. Luego expliqué la ruta que se debía tomar, la orden de marcha, y el momento en que cada unidad debía pasar la IP (un kilómetro al sudoeste de Schmidtheim). Luego anuncié la señal SOP, y asigné las extensiones de las ondas.

¿Hubo algo inusual en su señal SOP?

La única cosa inusual era que las distancias involucradas fueron cortadas por la mitad por la necesidad del recorrido de las ondas de radio por terreno montañoso.

¿Qué órdenes o instrucciones cursó usted?

Emití órdenes en contra de disparar contra pequeños grupos enemigos y prohibí el pillaje. Ordené esto porque no podíamos permitirnos perder tiempo. Luego pregunté a Hardecka, el segundo de Skorzeny, sobre era la misión de su grupo. Hardecka explicó que su grupo intentaría rebasar a los tanques de cabeza tan pronto como fuera posible y entonces infiltrarse para causar confusión entre las tropas americanas, dejar falsas MPs para dirigir el tráfico americano, capturar los puestos demando y centros de comunicación, y un puente sobre el Mosa en Huy o Ombret Rausa mediante un simple golpe.

¿Qué precauciones especiales tomaron los hombres de Skorzeny para protegerse contra el fuego alemán?

Los tanques debían apuntar sus cañones a las nueve en punto y dejarlos en esa posición durante todo el viaje, sin realizar ningún disparo al principio. Todos los soldados debían desprenderse de sus cascos de acero. Todos los vehículos tenían pequeños triángulos amarillos en la parte trasera.

Comenzando el Ataque

¿Cómo discurrió el ataque el 16 de diciembre de 1944?

La ruta que tomamos realmente discurrió como sigue: Schmidtheim –por el puente del ferrocarril al noroeste de Losheim, el mismo del plan original; luego retrocedimos y tomamos la carretera secundaria hacia Lanzerath, y de ahí a través de los bosques en dirección noroccidental hacia Honsfeld-Buellingen-Richelsbusch; entonces a lo largo de la ruta planeada por Ligneuville; y luego hacia Pont-Stavelot-Trois Ponts-La Gleize y Stoumont.

La infantería tenía que abrir un agujero por la MLR [Principal Línea de Resistencia, Main Line of Resistance], y abrir brecha a través de él. A las 05:00 horas arrancó la infantería. El avance fue deficiente y la infantería tuvo que circunvalar numerosos nudos de resistencia que causaron considerables problemas después de haber sido circunvalados. Cuando nosotros arrancamos, encontramos que esos nudos de resistencia nos causaron igualmente un montón de problemas. También había muchas minas en las carreteras.

¿Fue muy fuerte la resistencia de la infantería americana?

Su 99ª División de Infantería opuso una resistencia muy ligera. De hecho, la resistencia fue tan ligera que fue una pena haber gastado tanta artillería con ellos.

¿Adónde fue cuando comenzó el ataque?

A las 05:00 horas me fui al puesto de mando del mayor general Engel para observar su ataque, para estimar el momento propicio para lanzar nuestro propio ataque.

¿Qué vio?

No vi mucho, excepto los mensajes que llegaban al cuartel general del mayor general Engel explicando donde estaba combatiendo la infantería, y de los cuales podía estimar cuando comprometer a mi unidad. Estuve en el cuartel general del mayor general Engel hasta las 14:00 horas del 16 de diciembre de 1944.

¿Qué le retrasó?

Había un puente explosionado en la “tierra de nadie” al noroeste de Losheim. Este puente había sido volado por los alemanes en su anterior retirada de esa área. Hubo otra demora cuando el cuerpo o el ejército ordenaron a la artillería divisional subir más lejos después de que la infantería hubiera abierto brecha. Como la artillería divisional era un regimiento de artillería hipo-móvil, atascó las carreteras. Esta fue una idea completamente estúpida, ya que el regimiento no estaba disparando. Desde las 14:00 a las 19:00 horas bajé hacia el puente para regular el tráfico e intentar restaurar el orden. El puente no estuvo operativo hasta las 19:30 horas, y mi equipo de combate comenzó a las 16:00 horas.

¿Cómo pudo avanzar si las carreteras estaban atascadas?

Ordené a mis vehículos avanzar rápidamente y atropellar cualquier cosa de forma implacable en la carretera. Finalmente encontré un desvío alrededor del puente –un corte profundo del terreno- y alcancé Losheim a las 19:30 horas. Allí recibí un radiomensaje de la división explicando que no se podía utilizar el siguiente puente ferroviario y que los ingenieros no podían subir hasta él. Se me dijo que avanzara hacia Lanzerath, donde encontraría elementos del regimiento de paracaídas de la 3ª División FS. Este regimiento había intentado atacar a través de los bosques al oeste de Lanzerath hacia Honsfeld, y había sido rechazado tres veces. Recibí órdenes de hacerme cargo del regimiento y atacar.

¿Cuál era su objetivo?

Obviamente Honsfeld.

¿Tuvo alguna dificultad?

Fue difícil encontrar el camino fuera de Losheim por culpa de las minas americanas y alemanas. Perdí cinco tanques y el mismo número de vehículos blindados antes de alcanzar Lanzerath a medianoche.

¿Qué sucedió en Lanzerath?

Tuve allí una conferencia con el oficial comandante del regimiento de paracaídas –un Oberst (yo era en esa época Oberstleutnant). Le pedí toda la información que tuviera sobre la situación del enemigo. Su respuesta fue que los bosques estaban fuertemente fortificados, y que disparaban desde “fortines” preparados y que había minas en la carretera que estaban dificultando el avance. Me dijo que era imposible atacar bajo esas circunstancias. Le pregunté si había reconocido personalmente las posiciones americanas en el bosque y me contestó que había recibido la información de uno de sus comandantes de batallón. Pregunté al comandante del batallón y me dijo que él había conseguido la información de un hauptmann de su batallón. Llamé al hauptmann y afirmó que él no había visto personalmente los avances [¿fuerzas?] americanos, sino que “se le había reportado”. A esta altura me enfadé mucho y ordené al regimiento de paracaídas que me diera un batallón, que yo mismo conduciría la ruptura.

Ordené a mis tropas que se desplegaran y estuvieran preparadas para atacar a las 04:00 horas. Después de una conferencia a las 01:00 horas del 17 de diciembre de 1944, organicé el ataque como sigue: dos tanques Panther encabezaron la columna como lanza, seguidos por una serie de semiorugas blindados y luego una mezcla de Panthers y Mark IVs. Aunque pueda parecer raro, penetramos el área sin disparar un tiro y la encontramos completamente desocupada.

Al amanecer llegamos a Honsfeld y capturamos un gran grupo americano todavía durmiendo. En total, nuestro botín alcanzó 50 vehículos de reconocimiento, incluyendo semiorugas, unos 80 camiones de dos toneladas y media, y 15 ó 16 cañones antitanque. Un kilómetro al noroeste de Honsfeld recibimos disparos de armas automáticas, pero esta circunstancia no nos incordió demasiado, pues aunque se produjo una pequeña demora, esto permitió que nos alcanzaran los vehículos de retaguardia.

¿Cuánto retraso llevaba en esos momentos?

Entre media y tres cuartos de hora, permitiendo a los elementos paracaidistas que se juntaran. La mayoría de ellos se subió a los tanques de retaguardia de mi columna.

Juzgando por el ruido a nuestra derecha, concluí que la 12ª DPSS estaba avanzando más lento que su programa original, por lo que decidí tomar su carretera.

¿Comunicó este hecho a la división?

No teníamos comunicación con la división. El primer mensaje que recibí fue a las 08:00 horas del 17 de diciembre de 1944 preguntándome por qué la Leibstandarte no había arrancado.

¿Dónde decidió cambiar su ruta?

En una pequeña granja justo a las afueras de Honsfeld. Otra cosa que influyó en mi decisión fue el conocimiento de que probablemente había en Buellingen un depósito de gasolina americano, y nosotros ya estábamos andando cortos de gasolina. Avanzamos hacia Buellingen sin ninguna resistencia, y allí superamos a un grupo de a un grupo de enlace de aviación americano, destruyendo doce L-5s. Se produjo un pequeño retraso cuando personal de tierra del grupo de enlace intentó detenernos con fuego de ametralladoras.

¿Encontró la gasolina que andaba buscando?

Por supuesto. Capturamos 200.000 litros en Buellingen y utilizamos a 50 prisioneros americanos para llenar todos nuestros tanques. Fue una ruptura afortunada, porque cuando habíamos alcanzado Losheim, habíamos utilizado tanta gasolina en recorrer 25 kilómetros como la que normalmente habríamos gastado cubriendo 50 kilómetros, todo por culpa del terreno montañoso de Eifel.

Poco después de capturar Buellingen, la artillería americana lanzó una descarga sobre el poblado a eso de las 09:30 horas del 17 de diciembre de 1944, causándonos algunas bajas.

De Buellingen avanzamos al sudoeste hacia Moderscheid. La única dificultad aquí era la carretera a través del bosque, donde muchos vehículos nuestros se estancaron en el barro. Sorprendimos a una pequeña guarnición americana en Moderscheid.

¿A esas alturas sintió usted que había conseguido una clara ruptura?

Sí, era una clara ruptura y continuamos con muy poca oposición. De vez en cuando algunos jeeps sueltos entraban en nuestra ruta principal de avance, sin darse cuenta aparentemente de que habíamos penetrado tan lejos. A corta distancia al norte de Thirimont, nuestro tanque de lanza disparó sobre un convoy americano que avanzaba por la carretera desde Malmédy a Ligneuville.

¿Aún era parte de la 99ª División de Infantería?

No, era un batallón de observación de artillería de campaña.

¿Qué sucedió?

De once a quince de sus camiones fueron destruidos, avanzamos a través de su convoy con poca dificultad, y empujamos hacia Ligneuville. Teníamos información de que había un puesto de mando americano en Ligneuville, pero llegamos demasiado tarde y sólo capturamos su almuerzo. Esto ocurrió entre las doce y la una del 17 de diciembre de 1944. Sin embargo, encontramos fuerte resistencia al salir de Ligneuville. Allí encontramos por primera vez tanques americanos y perdimos un Panther y otros dos vehículos blindados.

¿Cuál era su estimación de las pérdidas americanas en esos momentos?

Dos Shermans, un M-10 cazatanques, unas cuantas ametralladoras y un puñado de prisioneros.

Atravesar Ligneuville fue difícil para los tanques, pues había muchas curvas en la carretera.

La Batalla por Stavelot

Sepp Dietrich dice que el 6º EPSS perdió muchos tanques debido a dificultades mecánicas. ¿Tuvo usted algún problema en esta línea?

Nosotros sólo perdimos 5 ó 6 tanques por problemas de motor. En muchos casos se estropeó el aire acondicionado, o algunas veces no funcionaban los frenos. Oí que la 12ª DPSS tuvo un montón de problemas con sus tanques.

A las 16:00 horas del 17 de diciembre de 1944 alcanzamos el área de Stavelot, que estaba fuertemente defendida. Pudimos observar un gran tráfico moviéndose desde Malmédy a Stavelot, y la misma Stavelot parecía congestionada completamente con varios cientos de camiones. Esa noche intentamos capturar Stavelot, pero el terreno presentaba grandes dificultades. La única aproximación era la carretera principal, y el terreno a la izquierda de la carretera caía muy bruscamente, y a la derecha subía muy bruscamente. Había una pequeña curva justo a la entrada de Stavelot donde apuntaban varios tanques Sherman y cañones antitanque.

Inmediatamente disparamos sobre Stavelot con obuses y morteros de infantería pesada, causando gran confusión dentro del pueblo y destruyendo varios depósitos.

Al mismo tiempo, ordené a una de mis compañías de tanques Mark IV que intentara encontrar un camino alrededor de Stavelot a través de Aisomont, Wanne y Trois Ponts. Avanzó a lo largo de un pequeño sendero que era casi impracticable para los tanques. A las 18:00 horas se produjo un contraataque alrededor de una alta colina a 800 metros al este de Stavelot golpeando mi columna desde el sur.

¿Había tanques en este contraataque?

No, el terreno era demasiado difícil, y el contraataque consistía completamente de infantería. Después de rechazar el contraataque, comprometí más infantería blindada para atacar de nuevo Stavelot. Nos aproximamos a las inmediaciones de la villa, pero quedamos empantanados por culpa de la tenaz resistencia americana al borde de Stavelot. Sufrimos muchas bajas, de 25 a 30, por fuego de tanques, de antitanques, morteros y fusiles. Como no tenía suficiente infantería, decidí esperar la llegada de más infantería.

¿Cómo esperaba conseguir esta infantería?

Tenía un batallón de infantería blindada en mi columna.

Al caer la noche, observamos un gran tráfico americano moviéndose enteramente hacia el oeste, sin restricciones de apagones. Disparamos sobre él a una distancia de 4.800 yardas con nuestros tanques pero no lanzamos ningún contraataque adicional hasta el amanecer del 18 de diciembre de 1944. Al amanecer, comprometí otra compañía de infantería blindada contra Stavelot. Retiré dos tanques Panther 200 metros del borde de la ciudad y les ordené que cargaran contra Stavelot a la máxima velocidad. Avanzaron por la curva disparando rápidamente. El primer Panther fue alcanzado, y ardió, pero llevaba tanta velocidad inicial que penetró el obstáculo antitanque en la curva y averió a dos tanques Sherman. El segundo Panther aprovechó esta oportunidad para avanzar y capturar un puente en Stavelot. Continuamos con otros vehículos, y los americanos evacuaron la villa, dejando algún material.

¿Cuánto?

No lo vi.

Esfuerzos para continuar el Avance

¿Adónde fueron?

Avanzamos a máxima velocidad hacia Trois Ponts en un esfuerzo de capturar el puente allí. Fuimos retrasados brevemente por un cañón antitanque al este del puente. Destruimos el cañón antitanque, pero entonces el enemigo voló el puente delante de nuestras narices.

¿Cuál era la importancia del puente de Trois Ponts? ¿Qué cree usted que hubiera sido capaz de hacer si hubiera conseguido el puente intacto?

Si capturáramos el puente de Trois Ponts intacto y tuviéramos suficiente combustible, hubiera sido un asunto sencillo avanzar por el Mosa muy pronto en ese día.

Bloqueados en Trois Ponts, continuamos hacia La Gleize, donde encontramos poca resistencia. Había otro puente importante cerca de Cheneux, que evitamos fuera volado. Sin embargo, en la tarde del 18 de diciembre de 1944 tuvimos un mal cambio cuando aclaró el tiempo y aparecieron los cazabombarderos americanos. Perdimos dos o tres tanques y cinco semiorugas blindados. Los tanques explosionaron en la carretera y ésta era demasiado estrecha para flanquearlos, provocando con ello una demora adicional. Sobre las 18:00 horas del 18 de diciembre de 1944 nos trasladamos a nuestra antigua ruta de avance cerca de Habiemont y comenzamos a cruzar el río Lienne. Justo cuando comenzábamos a cruzar, el puente estalló. Envié a una de mis compañías de tanques en misión de reconocimiento para encontrar otro puente al norte de este punto. Los elementos avanzaron sobre un puente nuevamente descubierto y luego fueron emboscados, sufriendo graves bajas. Fue reportado entonces que el puente no estaba suficientemente defendido por nuestros tanques. No siendo capaz de encontrar otro puente, se decidió regresar al norte a Stoumont y La Gleize. Tras alcanzar La Gleize, otro grupo se dirigió en reconocimiento hacia Stoumont. Se reportó que Stoumont estaba fuertemente defendido y que poderosas fuerzas americanas estaban trasladándose desde Spa a Stoumont.

Fracaso de la Ofensiva

¿Observó alguna diferencia en la calidad de las tropas americanas en este sector?

Decididamente. Estábamos enfrentándonos ahora con elementos de su 30ª División de Infantería y de su 82ª División Aerotransportada, que combatieron mucho más bravamente que su 99ª División de Infantería. Decidimos mantener el puente al sudoeste de La Gleize, ya que podía ser importante más tarde, y atacar Stoumont. Con las primeras luces del 19 de diciembre de 1944 atacamos Stoumont con un batallón de infantería blindada y una compañía de paracaidistas, atacando a ambos lados de la carretera, apoyados por fuego de tanques. De nuevo por culpa del terreno, los tanques no podían dejar la carretera. Nuestros intentos de entrar en Stoumont fueron frustrados por un fuerte fuego desde Stoumont y fuerte fuego de flanco desde el norte proveniente de su 30ª División de Infantería. Sin embargo, usamos la misma técnica de enviar de dos a tres tanques a máxima velocidad, y finalmente rompimos y limpiamos la villa, continuando luego hacia el oeste para capturar un puente al oeste de Stoumont. Esto era lo máximo que podíamos hacer con la gasolina que teníamos.

A partir de ahí, las circunstancias cambiaron rápidamente en nuestra contra. El mismo día, el oficial comandante del batallón de reconocimiento informó que Stavelot había sido re-capturada. Como nuestra infantería había empujado hacia la punta oriental de la villa, le ordené inmediatamente atacar desde el oeste y limpiar Stavelot.

El 19 de diciembre de 1944 fueron rechazados tres contraataques lanzados contra Stoumont. Sin embargo, comenzamos a darnos cuenta que teníamos insuficiente gasolina para cruzar el puente al oeste de Stoumont. Por tanto, ordenamos a las fuerzas al oeste de Stoumont retirase al poblado.

El 20 de diciembre de 1944 intentamos atacar nuevamente, con poco éxito. Las tropas americanas nos atacaron desde el nordeste de La Gleize y al mismo tiempo atacaron Cheneux, donde habíamos dejado un grupo para defender el puente. Comprendiendo que éramos débiles en La Gleize, Stoumont y Cheneux, y peligrando en los tres puntos, decidimos abandonar Stoumont esa noche. Un pequeño contraataque cubrió nuestra retirada de Stoumont. Después de que Cheneux hubiera sido capturada y re-capturada dos veces, la abandonamos y nos retiramos a La Gleize en la noche del 20 de diciembre de 1944.

¿Cuáles fueron las órdenes que recibió desde la división durante este periodo?

[Peiper, con cínico desdén] Recibí un mensaje para que informara rápidamente la localización de mis paraderos para los heridos, y que a menos que informara la cantidad de gasolina que todavía tenía a mano, no podía esperar gasolina adicional.

¿Fue capaz de mantener contacto de radio e informar a la división de sus paraderos?

No teníamos contacto radial regular con la división, pero la división conocía nuestros paraderos escuchando las radios americanas.

¿Qué indicaciones obtuvo usted de toda la OA había fracasado en un mayor sentido?

La primera indicación que tuvimos fue un mensaje del 23 de diciembre de 1944 a las 17:00 horas ordenándonos romper hacia el este con nuestros vehículos y hombres. Cuando recibí ese mensaje me di cuenta de que la única oportunidad era romper sin vehículos ni heridos. En consecuencia, el 24 de diciembre de 1944 a las 01:00 horas, abandonamos todos nuestros vehículos y comenzamos el camino de regreso.

¿Cuáles fueron sus pérdidas?

Tuvimos que dejar unos trescientos en La Gleize, y fueron probablemente capturados. Sólo escaparon ochocientos hombres.

Si tuviera que lanzar esta ofensiva de nuevo, ¿qué medidas ejecutaría de forma diferente, tanto a nivel de planificación mayor como en su propio regimiento?

Pronto se hizo evidente que el objetivo real de la OA no era alcanzar Amberes, sino simplemente provocar disturbios en las preparaciones americanas y retrasar la ofensiva de invierno americana por dos meses. Esto debería haber estado claro para el alto mando al comienzo de la contraofensiva. Hay ciertas cosas que yo haría de forma diferente:

• Instituir un sistema más rápido de suministro de gasolina

• No realizar preparaciones artilleras y evitar que la artillería hipo-móvil atascara las carreteras.

• Atacar con elementos de combate y tanques al mismo tiempo que la infantería. Un ataque de infantería sin apoyo lleva mucho tiempo.

• Reducir la longitud de cada columna, y en vez de tres usar veinte columnas; luego, tras encontrar el lugar más adecuado, todas las columnas debían concentrarse en ese punto.

• Usar más infantería sobre tanques.

• Dotar a cada equipo blindado de una unidad de ponteo [ingenieros construcción de puentes].

• Hacer a cada equipo de combate completamente autosuficiente.

• Poner un general en cada esquina de la calle para regular el tráfico

Acerca de lagleize1944

Bienvenido a lagleize1944, sitio web dedicado al mundo de la militaria, encontrarás compra/venta de artículos militares, noticias de interés del mundo de la militaria, información de viajes a lugares que marcaron história en el mundo de la militaria, libros de militaria y mucho más y todo relacionado con en el mundo de la militaria.
Esta entrada fue publicada en notícias militaria y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a entrevista sobre “la batalla de las Ardenas” al Standartenführer de las SS Joachim Peiper

  1. Ramón a. Tovar dijo:

    Una gran entrevista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s